"Adicción al juego: jugar para perder-perder para jugar"

Licenciada en Psicología

Débora Blanca

Universidad de Buenos Aires

Especialista en Juego

Miembro directivo SOCILEJ

  • El adicto al juego responde a una necesidad interna de perder

  • En la adicción, el juego puede funcionar como un antidepresivo o un ansiolítico

  • Voy a jugar porque siempre estoy como esperando algo, no sé qué. Me desespero de tanto esperar

  • Es paradojal llamar "jugador" al ludópata, ya que no es precisamente "jugar" lo que hace

  • Muchos jugadores se sienten vivos sólo cuando juegan. Juego que da vida-juego que enferma

PARADOJAS DE LA LUDOPATIA: ¿JUGADOR?

Es paradojal llamar "jugador" al ludópata ya que es alguien que no puede jugar en el sentido lúdico del término. No juega porque quiere sino porque no puede dejar de hacerlo. No sufre mientras juega sino de las consecuencias del juego: su empobrecimiento vincular, económico, afectivo. El ludópata es un perdedor empedernido; no sólo pierde dinero sino también mucho tiempo de su vida, interés por actividades y personas con las que antes quería estar. Entra en un circuito comandado por el pensamiento mágico, un fuerte vacío interno imposible de ser llenado, el sentimiento de culpa y verguenza, la necesidad de castigo.Este circuito lo precipita a una repetición sufriente, cuya condición y consecuencia es salir del juego como perdedor.

MÁQUINAS TRAGA-DOLOR

Las máquinas, modernos juegos tecnológicos, sustituyen la lentitud y ritualidad de los juegos conocidos y utilizados hasta ahora con formas nuevas y diferentes, caracterizadas por alta velocidad, escasa complejidad y una siempre menor necesidad de relacionarse con otras personas, incrementando la exigencia de un consumo inmediato. Son juegos descontextualizados, globalizados, difusos, y sobre todo solitarios. La escena es la persona frente a la máquina, en una evitación del otro; todo se juega allí, apretando la tecla durante horas y horas. Se trata de matar el tiempo, de no volver a casa, de no atravesar esa puerta para retornar a la realidad que duele.

¿PUEDE HABER ADICCIÓN SIN SUSTANCIA?

Sí, hay adicciones comportamentales, en las que el sujeto no se vincula tóxicamente con una sustancia sino con una conducta: el juego patológico, las compras compulsivas, las adicciones a los dispositivos tecnológicos: celular, videojuegos, internet, etc. El aislamiento progresivo, el desinterés, las conductas autodestructivas, las pérdidas de diversa índole son los efectos de estas adicciones al igual que en las que hay dependencia a sustancia; sólo que el cuerpo y todos sus indicadores están minimizados, lo cual dificulta la detección por parte de la familia.

Destacado

imagenColumna

La adicción al juego: abordaje posible de una afección epocal

Posgrado en tratamiento de adicciones (tóxicas y no tóxicas)
Ver Mas
imagenColumna

Anudamientos y des-anudamientos en la infancia y la adolescencia

Fragmento de mi escrito: "Tiempo des-bocado, bocas del tiempo según Galeano: "De tiempo somos. Somos sus pies y sus bocas. Los pies del tiempo caminan en nuestros pies. A la corta o a la larga, ya se
Ver Mas
imagenColumna

Programa Actitud Positiva: Debora Blanca y su sección lo epocal, afecciones y ficciones

Participación como columnista
Ver Mas

Adicciones y sus ficciones. Y viceversa.