Ludopatía: una enfermedad que necesita apoyo familiar

Para Crónica

19 de Febrero del 2019

El 90% de los jugadores compulsivos son empleados
La ludopatía es una enfermedad de carácter psicológico en la que el adicto no sólo pierde sus bienes económicos y relaciones sociales, sino también la capacidad de tomar sus propias decisiones. Deudas, discusiones en la pareja, dramas familiares y daño, mucho daño psicológico son algunas de las consecuencias de esta enfermedad.

Débora Blanca, es Licencia en Psicología (UBA), psicoanalista y especializada en Ludopatía. Escribió tres libros y comenta a Crónica sobre las características de la Ludopatía y su tratamiento: "En 1980 en el manual de psiquiatria ya se ubicaba a la ludopatía como una enfermedad. Esto es importante porque permite correr a esta enfermedad del lugar del vicio. Todavia se sigue pensando que el ludópata es un vicioso, especialmente porque esta vinculado al tema del dinero y esto lo lleva a una condena social". 

Y agrega: "Es importante divulgar que es una enfermedad y que hay que tratarla con profesionales. Es compleja y grave porque las personas terminan arruinadas en lo económico y perdiendo la dignidad, las lleva a hacer determinadas cosas impensadas para ellas".

La ludopatía es una enfermedad de carácter psicológico en la que el adicto no sólo pierde sus bienes económicos y relaciones sociales, sino también la capacidad de tomar sus propias decisiones. Deudas, discusiones en la pareja, dramas familiares y daño, mucho daño psicológico son algunas de las consecuencias de esta enfermedad.

Débora Blanca, es Licencia en Psicología (UBA), psicoanalista y especializada en Ludopatía. Escribió tres libros y comenta a Crónica sobre las características de la Ludopatía y su tratamiento: "En 1980 en el manual de psiquiatria ya se ubicaba a la ludopatía como una enfermedad. Esto es importante porque permite correr a esta enfermedad del lugar del vicio. Todavia se sigue pensando que el ludópata es un vicioso, especialmente porque esta vinculado al tema del dinero y esto lo lleva a una condena social". 

Y agrega: "Es importante divulgar que es una enfermedad y que hay que tratarla con profesionales. Es compleja y grave porque las personas terminan arruinadas en lo económico y perdiendo la dignidad, las lleva a hacer determinadas cosas impensadas para ellas".

 

En 1980 en el manual de psiquiatria ya se ubicaba a la ludopatía com una enfermedad

Según datos del Instituto de Lotería bonaerense, el 65% de las personas asistidas entre 2005 y 2017 llegaron por problemas con las máquinas tragamonedas (5.022), cifra que llegaría a más del 79% si se incluyen a los adictos a la ruleta electrónica (1.050) y al hipódromo electrónico (64).

Por otra parte, el 90% de los jugadores compulsivos son empleados, el 5% jubilados y el 2% amas de casa. Siete de cada diez ludópatas tiene deudas y la mitad asiste diariamente a una sala de juego.

También es importante poder diferenciar al jugador social del adicto. Según Débora el primero va cada danto y no le destina ni más ni menos tiempo que el que haya estipulado con anterioridad. Mientras que el segundo si hace un calculo antes de entrar de cuanto va a gastar y cuando tiempo va a estar, una vez que atravieza la puerta, ese calculo lo desestima por completo y termina perdiendo mas plata y mas tiempo. No va acompañado, va solo, o escapándose, no va para divertirse o entretenerse, sino por una necesidad interna.