¿TE ATREVÉS A AGARRAR?

Teorizando

20 de Septiembre del 2022

¿TE ATREVÉS A AGARRAR?

Resulta paradojal que, en tiempos de compromisos afectivos edulcorados, del salto alocado de una escena a otra, de un trabajo a otro, de una relación (si llega a serlo) a otra, en fin, en tiempos de renuncias antes de afianzamientos, uno de los mandamientos sea el de "Soltar".
Creo, en todo caso, que hoy el coraje consiste en "agarrar".
Agarrar, instalarse, tomarse un tiempo para conocer y darse a conocer, sacar el dedito del botón que adelanta la película, o el audio, y vincularse. Entregarse, no para ser lastimado, sino para armar con consistencia, con presencia.
Sin haber agarrado primero, eso que llaman "soltar" puede ser cobardía, traición al propio crecimiento, retroceso, obediencia al impulso, máscara del miedo de sentir, o sea, del miedo a la cara más linda de la vulnerabilidad.
No se trata, desde ya, del "Hasta que la muerte nos separe", pero tampoco de una vida tik tok, imposibilitada de cerrar la mano y agarrar, cuando así se desea. Sino ¿dónde queda la delicia del riesgo?