Trabajo sobre ludopatía en el ámbito laboral rural por Emmanuel Cordo

Teorizando

14 de Enero del 2018

[...]en el ámbito laboral rural es de suma importancia destacar que determinadas características del ambiente y la organización de los procesos productivos pueden estar actuando  como desencadenantes o reforzadores de comportamientos ludopaticos. A continuación se enumeran algunas de éstas.

 

  • Los trabajos en turnos rotativos y cambiantes, como el caso del tambo;
  • Los trabajos a destajo, o que exijan un rendimiento muy alto, exigencia exagerada por medio del empleador;
  • Las jornadas prolongadas o con escaso tiempo de descanso, tal es el caso de la época de cosecha para los trabajadores agrícolas.
  • El desajuste entre la preparación o formación del trabajador y el puesto de trabajo, en la mayoría de los casos los peones nuevos aprenden el trabajo a medida que lo desarrollan.

Casi todos estos casos están relacionados con la organización del proceso productivo, pero también existen factores relacionados a los puestos de trabajo en el ámbito rural:

  • Trabajos repetitivos y poco motivadores: cosecha manual.
  • Trabajo a la intemperie: siembra.
  • Temperaturas extremas: cosecha de azúcar expuesto a altas temperaturas.
  • Aislamiento: quedarse varado debido a que los caminos rurales se tornan intransitables por la lluvia.
  • Traslados frecuentes: peón golondrina (trabajador que persigue una actividad que se va realizando en diferentes puntos territoriales dependiendo de los ciclos estacionarios).
  • Desarraigo (dificultad para compaginar el trabajo con la vida social y personal)
  • Alto índice de peligrosidad: trabajadores que realizan fumigación.
  • Excesivo tiempo muerto: cuidado de ganado.

Asimismo, podemos hablar de los factores relacionados con el ambiente laboral:

 

  • Conflictividad laboral, en muchos casos por deudas producidas por el juego.
  • Precariedad laboral, habitar en casillas sin ningún tipo de confort.
  • Existencia de juegos azarosos como única opción de esparcimiento, como cartas, potenciando el riesgo de la ludopatìa con la aislación en la que se encuentran los trabajadores rurales, que además están conviviendo con otros pares en iguales condiciones, es por ello que los tiempos libres se emplean para jugar por dinero u otros objetos de valor (chuchillo, monturas o animales)


Afirmando lo descripto precedentemente citaré testimonios de peones rurales extraídos del libro “Las cosechas son ajenas”, de Juan Manuel Villulla:

 

Te cagàs de frio en invierno. Cuándo me tocaba andar toda la noche…te abrigas y tenès que ir así. Porque no podes parar .porque viene el patrón al otro día y lo tenes que aguantar, vos cansado de trabajar no querès aguantar a nadie. Claro entonces vos si paras, te va a decir: pero, te falto un pedazo acá y lo primero que vas a decir es porque no se va bien a la mierda el patrón.

[...]
Yo nunca tuve relevo, arranco a las seis de la mañana y ando hasta que oscurece .Yo siempre les digo a todos .Come antes sino no comes y llévate agua sino no tomas.


Es un trabajo de burro. Es un trabajo que no tenes limite, no tenes horario y trabajas muchas horas en pocos días tenes que comerte catorce, quince horas por día, sentado arriba de una maquina lo que pasa que no es nada que vas sentado arriba de una maquina tenes que saber relajarte porque si no vas en tensión nerviosa todo el día.
Todos los días de mi vida. Los nervios te desesperan. No es para cualquiera tampoco. Y el tractor no es nada, tenes que comerte catorce quince horas ahí arriba.

Acá necesitas estar tranquilo. Tenes un fierrerio en marcha que sabes que al mínimo descuido te reventó un dedo, te corto un dedo una cadena….pensando que estará haciendo la vieja (la esposa) ¿Me estará cagando? A mi trabajo no me llama .Yo ni siquiera mensajeo o un mensaje por día a lo sumo. Se termino se llama si hay problema sino no. La hago cortita no tengo comunicación con la vieja.

Con el propósito de corroborar las situaciones mencionadas anteriormente tuve la posibilidad de realizar un trabajo de campo yendo a convivir con peones rurales para observar su forma y condiciones de vida.

Realicé la experiencia de compartir jornadas laborales con peones rurales en un harás (cría y reproducción de caballos) en la zona de Capilla del señor, y con peones dedicados a la agricultura en una estancia en la zona de Azul.

Concluyendo que en el haras los trabajadores se instalan durante todo el año en casas compartidas, tienen un lugar de uso común para la alimentación y el ocio.

El régimen laboral es muy estructurado y con gran cantidad de tiempo de muerto, higienizan y dan mantenimiento a los animales a la mañana temprano, luego al medio día, y a la tarde antes de que anochezca. El tiempo restante se encuentran en la matera jugando a las cartas por dinero u objetos personales, ocasionando problemas económicos en algunos casos, y problemas de interrelación debido a deudas que se van adquiriendo entre pares. en algunos casos al no poder afrontar las deudas ocasionadas por las perdidas en el juego se pagan entre peones intercambiándose el trabajo a realizar, generando cansancio debido al trabajo excesivo así como también la perdida de la posibilidad de ir a visitar a la familia y allegados.

En una conversación uno de ellos me comentó que su vida pasaba por trabajar y jugar a las cartas, que era lo único que sabía hacer, ya que ni a leer había aprendido en esta vida.

El caso de los trabajadores de la cosecha es muy diferente, ya que estos vienen al campo solo durante el lapso que dure la realización de la misma, viven casillas rodantes muy precarias, y una vez finalizada esta etapa se retiran de un establecimiento para dirigirse a otro campo. La jornada laboral comienza a la mañana muy temprano y terminan cuando cae el sol, sin ningún tipo de intervalo para descansar (de sol a sol).

Cuando terminan la jornada regresan a las casillas para alimentarse y descansar, al igual que el caso del haras la única recreación accesible es el juego de naipes apostando en muchos casos el equivalente a la totalidad de sus haberes.

Considerando lo expuesto a raíz de la experiencia vivida puedo inferir que son muy elevados los riesgos laborales que pueden traducirse en problemas de ludopatía en el ámbito laboral rural. [...}